OFU!

Quién me conozca no se sorprenderá de este post. Ya pueden haber pasado dos meses sin escribir, que el día que quizá menos tiempo tengo para hacerlo… Tachán… Aquí estoy!

Y es que no todos los días se cumplen treinta años. Da grima hasta escribirlo. TREINTA. Mucha grima. T R E I N T A. Y cuanto más nos rechina algo en la vida más queremos… TREINTA! Pues claro que si, con dos cohones… o con ¡TREINTA! Mira, ya le he encontrado el sentido a que me pese la palabrita TREINTA y es que cuanto más la veo, menos significado le encuentro. ¿Que más da? Sí, treinta. ¡Por fin!

Tonterías varias aparte (a ver cuanto duro) y vamos a lo que importa. Es un momento de reflexión. De pensar en quién soy, en quién era y en quién quiero llegar a ser… (os podréis imaginar que me muero de la risa yo sola). No quiero reflexiones!

En estas tres últimas décadas han pasado tantas cosas… casi monto un circo, casi soy madre, casi me presento a presidenta del gobierno, casi aprendo inglés, casi soy caballero del zodiaco, casi me formo como ginecóloga… Ay, espera, que eso sí… Pues eso. La gente se entristece de cumplir años porque parece que se les escapa el tiempo de las manos. Leche, pues disfruta ese tiempo!!!!!. A mi me gusta cumplir años. Hay mucha gente (sincera o no) que se acuerda de ti, con suerte te cae algún regalito, y… no se… me gusta estrenar cosas en la vida… Un par de zapatos, un bikini, una década… Ainsss, una década, mecachis! Eso es mucho estreno para mí sola! ¿Ahora no es cuando se paran las computadoras y el sistema operativo del mundo se va al caraho?  Ay, no, que eso era el año 2.000, ¿y si probamos otra vez? Pero, voy a serles sincera.

En realidad no quiero hablar sobre mí (ahora sí, permítanme,  jajajajajajaj)

No… no quiero hablar sobre mí. Sino sobre la madre que me parió. Y es que ayer fue su día. Lo que pasa es que el mundo se ha vuelto muy sensible y comercial. Se dedican a cargar fotitos por el feisbuk recordando al resto del mundo (menos a su madre, que no tiene cuenta) de lo genial que es esa mujer, lo grande y hermosa. Pero naide (guiño a “Flores a los vivos”) es capaz de decirlo a la cara … Pues eah, aquí estoy, sincera y ordinaria, FELIZ DÍA DE LA MADRE QUE ME PARIÓ.

Por circunstancias de la vida, el día que me parió yo no pude estar allí. Hasta las 24 horas de vida no somos personas humanas y no nos pueden meter en un censo. Así que, paciente, esperé esas 24 horas, y ya por fin fuí persona. Luego aguante tres o cuatro años para empezar a tener recuerdos… Que alivio! Posteriormente conocí a dos gandules y a un señor con barba. Ese señor un día se afeitó. Era mi padre, pero yo no lo sabía (mi madre si lo sabía, no penseis cosas malas, mentes perversas). Pero yo era muy chica e ignorante. Y ahora explicarle a una renacuaja de dos añitos por qué su padre deja de ser un arbusto andante de un día para otro. ¡No! No se puede! Total. Amapola de mí, crecí en un hogar lleno de scalextric, G.I. Joes, y a_ver_quien_es_el_que_más_rápido_come_cuando_el_tema_nos_gusta y a_ver_quien_es_el_que_más_lejos_lanza_la_comida_cuando_no_nos_gusta…

No. Nunca gané. Los dos gandules impuestos por cosas del destino eran más rápidos. Tanto para no comer como para hacerlo muy rápido si merecía la pena.. Pero ¿cómo quejarme de ese par, que han hecho mi niñez tan ESPECIAL? Por eso ahora soy una tía tan genial. Tengo un toque femenino (vamos, culo / tetas) con un humor masculino que tanto capullo me ha dejado conocer ¡Gracias brother! Espera… si yo quería hablar de mi madre… Pero es que hablar de la Gran Madreselva, implica hablar sobre todo lo demás. ¿Por qué? Porque ella SIEMPRE está allí. Y siempre lo huele todo… Mejor dicho, se lo huele.

Te brillan los ojos. –¿No habrás bebido?

Te tiembla la barbilla. – ¿No me estarás mintiendo?

Te sangra la nariz. – ¿No te habrás hurgado?

Te tiembla el pulso. –¿No habrás matado a nadie?

¡Ay, que no…! ¡Que desconfiada! Pues eso, mi señora Paquita. Que hoy cumplo treinta años… y como le decía antes a Papá. Gracias. Por poner la semilla, por empujarla, para llevarla a tu óvulo más inteligente (ay, ese fue el de Raúl), al más creativo (joder, el de Miguel), al más friki (upssss… Álex.) Pues… gracias por llevarlo al óvulo donde yo estaba…y aguardarme allí durante algo más de 8 meses.

Pero sobre todo, gracias por aguantarme estos TREINTA años (¿veis? Ya no suena tan mal!). Porque gracias a tí, a Papa, a los gandules, e incluso a Álex, que llegó un poco más tarde –peronoporellomenosimportante-  hoy soy quien soy. Una vinagre de TREINTA años… pero vinagre de módena!

OS QUIERO!

MUCHO.

GRACIAS. Por estos treinta años. Y los treinta que me quedan…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a OFU!

  1. Raúl dijo:

    Y te aguantaremos treinta más, qué remedio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s