20I6

Han pasado ya 10 días desde que comenzó el año… dentro de nada estamos en la playa, y de nuevo despidiendo el año. Esto va que se las vuela, señores!

Antes de terminar el año, procuramos hacer reflexión y balance del mismo, para ver en qué nos hemos equivocado e intentar rectificar.  He tenido que dejar pasar la primera decena de días para poder meditar sobre esto mismo.

Creo que en definitiva mi 2015 ha sido un año de lo más normal. No he hecho ningún viaje al fin del mundo. No me he casado, ni he tenido hijos. No he cambiado de trabajo, ni de ciudad. Sin embargo, tengo la sensación qué ha sido un buen año (quizá influya la luz roja de mi habitación, la música en un MP3 de los “Minions” que me han traído los Reyes, y la copa fresquita de Moët que me estoy tomando…

A nivel laboral ha sido un año ideal. De repente estás en boca de la gente por tu buen trabajo, o por la popularidad, pero es fruto de mucho esfuerzo. Empezar en un Hospital privado, con una fama algo complicada, y que los pacientes se dejen guiar y confíen más en nosotros que en el público de referencia, es muy grande.

A nivel familiar, pues ENAMORADA. Este año se han portado todos muy bien. He recibido la visita de mis hermanos, uno de ellos repitió hasta tres veces (aunque creo que ahí perdí el protagonismo). Pero sobre todo me quedo con la primera que coincidimos los cuatro en Marbella. La verdad es que cuando queremos hacemos un equipo estupendo. Reconozco que se nos escapa de las manos en algunas ocasiones, pero siempre estamos ahí. Eso lo sé, pese a que a veces alguno de nosotros intente demostrar lo contrario. No sé que pasará cuando llegue a querer a un hombre, pero el amor que tengo a los tres es insuperable. Raúl, el más inteligente; Miguel, impulsivo y loco; Alex, un señor dentro de un cuerpo de 20 años, con un raciocinio que muchos ilustres ya quisieran. Creo que nunca podría haber tenido más suerte que ésta. Ser la hermana de estos grandes personajes.
Y luego están mis progenitores. Para ellos no tengo palabras. En serio. No las tengo. Simplemente les quiero. Así, sin más.

Y a nivel amoroso… Media sonrisa… Carcajada irónica… En mi línea. Han aparecido nuevos compañeros que resultaron ser más carga en la mochila que apoyo en el camino. Otros que nunca se han ido, y otros que aunque quieras, nunca se irán.
Pero reconozco que en el último momento he hallado un atisbo de luz al final del túnel. Nada importante, pero merece la pena mencionarlo.

Y aquí me quedo. He escrito otro post mucho más guay, pero ese me lo reservo para otro momento.

Muchos besitos, que se me calienta el Moët! Estas rusas…

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 20I6

  1. Miguel dijo:

    Jajajaja. Que grande eres. La guerrera princesa. Hay días que el sol brilla más, y en mi fuero interno se que estás mirando directamente al cielo para que eso ocurra. Sigue brillando con esa luz tan característica¡¡

    Te quiero¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s