Día 35 contigo…

He aprendido algo.

Hay que sufrir para amar, hay que sacrificarse para que te quieran.
Después de puta, “apaleá”.
Y no olvides sonreír, y preguntar: ¿quieres algo más?, igual con suerte aún puedes hacer un café con doble de azúcar, o una felación… quién sabe.
Vaya jartá de tonterías.

Me doy la bienvenida a mi nuevo mundo. Para ego… EL MÍO.
Todo sea dicho, como amiga, la mejor, como enemiga, la más cabrona.

Namaste 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s